Edición 81
  • Desde que el Gobierno Nacional aprobó la implementación de los pliegos tipo definidos en la Ley 1882 de 2018 para la construcción de proyectos de transporte (Decreto 342 de 2019), Camacol B&C se trazó la meta de materializar una propuesta adaptada al sector edificador. ¿De qué se trata y por qué nos interesa como gremio incidir en la construcción de esta herramienta?

 

PLIEGOS TIPO

 

Los pliegos tipo son documentos que contienen las condiciones habilitantes, así como los factores técnicos y las obligaciones para los procesos de contratación pública. En materia de edificaciones e infraestructura urbana, la Ley 1882 de 2018 define la adopción de estos pliegos para los procesos de selección de:

 

  • Obras públicas.
  • Interventoría para las obras públicas.
  • Consultoría e ingeniería para obras públicas.
  • Interventoría para consultoría de estudios y diseños para obras públicas.

 

La Regional respondió al reto integrando la alta representatividad de empresas afiliadas que contrata con el estado y la información del monitoreo de la contratación de infraestructura urbana, y así generar una propuesta que busca la normalización de estos documentos para poder regular los procesos de contratación. El objetivo es que la actividad edificadora se beneficie con la adopción de pliegos tipo para la contratación con recursos públicos en la construcción de equipamientos de salud, educación, recreación y cultura.

 

 

Es así como actualmente se inicia la ruta para la presentación de la propuesta de pliegos tipo ante entidades como el Departamento Nacional de Planeación y Colombia Compra Eficiente.

 

Conozca la propuesta gremial haciendo clic aquí 

 

ENTREVISTA

 

victor ramses mosquera

 

“Uno de los primeros retos del estado, es la de normalizar y generar procesos tipo que generen confianza institucional y acercamiento de la ciudadanía”

 

Según cifras del Monitoreo de Contratación Pública de la Regional, durante el 2018 y el 2019 la región invirtió 6 billones de pesos para la construcción de equipamientos, 78% de estos recursos en Bogotá. La experiencia del Distrito en la implementación de los pliegos tipo viene adoptándose desde 2017 en lo referente a infraestructura de transporte, por eso, Victor Ramses Mosquera, director para la Gestión del Desarrollo Local de la Secretaría de Gobierno, habló sobre el tema.

 

¿Cuáles son las dificultades que enfrentaba el Distrito y los contratistas sin la adopción de los pliegos tipo?

 

Los Fondos de Desarrollo Local (FDL), en virtud de los recursos que han venido empleando para mejorar la malla vial y el espacio público, enfrentaban los siguientes retos:

 

  • Dificultad en la estructuración de proyectos de inversión local.
  • Dificultad en la interpretación y consolidación de un análisis del sector, que les permita identificar factores propios para la construcción del pliego de condiciones, que en últimas reflejará no solo mejores sino también una mayor participación en los procesos.
  • Diversidad en la estructuración de condiciones de orden jurídico, técnico y financiero en los 20 FDL, cuando hablamos de la misma malla vial circunscrita dentro de Bogotá.
  • Estructuración de condiciones que en algún momento podrían estar limitando la pluralidad de oferentes, favoreciendo de manera restringida la concurrencia en los diferentes procesos, sin que esto represente una mejora real en las condiciones de los futuros proponentes.
  • Los tiempos de los procesos de evaluación y verificación de la documentación en las licitaciones públicas, son mayores por la falta de objetividad, en algunos casos por las condiciones subjetivas o que resultan no ser tan claras, induciendo posiblemente al error a los proponentes, haciendo posible que los procesos no sigan un curso normal por la falta de unos parámetros que contengan, criterios claros y precisos, haciendo que, los proponentes incluso, se trasladen al ejercicio de realizar mayores observaciones en la publicación de los pliegos de condiciones.
  • La proliferación de pliegos a la medida o pliegos sastre que tenían por finalidad el favorecimiento de unos cuantos proponentes, lo que a la postre generaba una desconfianza desde el punto de vista estatal con claras repercusiones sociales.

 

 

¿Cree que la entrega de los proyectos se pueda ver mejorada con la implementación del Decreto 342 y qué indicador ha tenido avances?

 

A partir de la vigencia de 2017, el Distrito ya venía aplicando el pliego de condiciones tipo a través de un trabajo conjunto entre la Secretaría Distrital de Gobierno y el IDU. Por tanto, en cuanto al indicador de desempeño frente a la implementación del Decreto 342 de 2019, debemos destacar que la pluralidad de oferentes y la confianza institucional en la participación abierta por parte del sector privado venía en una mejora continua. Con la implementación de este Decreto, los tiempos en la estructuración de las condiciones para este tipo de procesos ha logrado reducirse considerablemente, de tal forma que ya se presentan procesos de contratación de malla vial que permiten lograr su adjudicación, dentro del primer semestre de la vigencia fiscal, cosa que antes generalmente se observaba en el último trimestre del año.

 

Es oportuno reconocer que si bien los procesos de contratación se han venido adjudicando mediante la implementación dentro del contexto del pliego de condiciones tipo, también lo es que la condición de progreso en la entrega se ve provista únicamente en la mejora de los tiempos de adjudicación. Sin embargo, es claro que la entrega y ejecución de dichos servicios contratados de obra se escapan particularmente por la aplicabilidad de un pliego de condiciones tipo. Cada contrato de obra contiene implícito un alto grado de incertidumbre, por lo que la mejora en su entrega de obras físicas depende de la buena gestión, inicialmente, del contratista de obra, de la supervision a través de las interventorías que se contraten para tal fin, así como de la implementación de acciones que permita el cumplimiento de los diferentes cronogramas de obra que han sido construidos entre los constructores y evaluados por los interventores, los cuales serán objeto del seguimiento, vigilancia y control que de ellos pueda surgir técnica, financiera y jurídicamente en pro del cumplimiento del objeto contractual pretendido.

 

¿Cree que los beneficios en la adopción del pliego tipo de transporte se podrían reflejar para el sector de edificaciones dotacionales?, ¿Qué retos ven para este tipo de proyectos?

 

En cuanto al sector de edificaciones dotacionales, los análisis reflejarán la pertinencia y oportunidad en la aplicabilidad de este modelo de procesos tipo, por cuanto es claro que al identificarse que los criterios jurídicos, técnicos y financieros puedan unificarse con el claro propósito de que más empresas puedan participar y el mercado pueda ser más competitivo, quien recibirá los frutos de esta dinámica en últimas será el estado; pero reitero: solo con un buen análisis del sector, se podrá identificar aquello que es susceptible de ser normalizado y unificado como criterio jurídico, administrativo, financiero y técnico, en virtud de una alza en la participación que en últimas, se verá reflejado en una mayor concurrencia del sector privado a los procesos de contratación del estado.

 

Frente a los retos, lo que se ha observado claramente es que los procesos de contratación sí pueden ser normalizados, unificando criterios claros y precisos, sin que estos, incurran de algún modo en la exclusión, sin razón alguna, de posibles proponentes. Claro está que el estado tiene dentro de sus obligaciones generar condiciones que permita la evaluación de los futuros proponentes y que solo aquellos que pasen sean los que objetivamente, tal y como lo resalta la norma, sean quienes efectivamente puedan ser posibles adjudicatarios de estos procesos dadas sus condiciones de idoneidad, porque son aquellos que están en la capacidad de llevar a cabo los propósitos del estado en cumplimiento de las necesidades de la ciudadanía en general. Por tanto, uno de los primeros retos del estado, es la de normalizar y generar procesos tipo que generen confianza institucional y acercamiento de la ciudadanía, generando consigo una mejora y facilidad en la veeduría de este tipo de procesos de contratación.